La copla, atravesando el corazón profundo de la memoria

La copla, atravesando el corazón profundo de la memoria

16-08-2018
coplera belen luna

Sobrepasando los límites geográficos, la docente santiagueña María Belén Luna realizó un interesante proyecto educativo que apunta a recuperar la voz de los copleros e insertar la temática en el ámbito educativo.

Publicado el 31/01/2016 – Reivindicar el valor de la copla, como parte de un profundo legado de nuestra identidad, fue el desafío que la docente santiagueña María Belén Luna, radicada en Ushuaia (Tierra del Fuego) supo entender como una materia pendiente a encarar desde la educación.

Desde una mirada que apuesta a mostrar la diversidad cultural desde lo educativo, respetando las identidades, las coplas del silipiqueño Dardo del Valle Gómez, su padrino, le valieron como referencia para encarar un proyecto educativo, quizás sin parangón en el sur argentino.
Así fue como nació el trabajo educativo titulado “Prestemos atención, la copla va en peligro de extinción”, y que fue presentado en la Feria Nacional de Educación, Artes, Ciencia y Tecnología, llevado a cabo en agosto del año pasado en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Sin imaginarse quizás de la repercusión de tamaño emprendimiento, Belén recibió una distinción especial (medalla) del Gobierno nacional por la temática elegida correspondiente al Nivel Inicial en la modalidad de educación intercultural bilingüe, enfocado en la indagación del ambiente natural, social y tecnológico, trabajo que fue protagonizado por sus alumnos de sala de 5 años del Jardín Nº 2 “El barquito travieso”, de Ushuaia.

“Este proyecto fue ambicioso porque se trataba de algo que había que investigar y se trabajó bastante. Con el tiempo, dio sus frutos al llegar a la instancia nacional de la feria, lo cual fue importante y más aún al tratarse de un trabajo que apunta a reivindicar las coplas”, comentó Belén, en diálogo con Viceversa.

Abriendo caminos
Llegar a la primera infancia, fue un desafío enorme. La recopilación de coplas nostálgicas y otras alegres identificada con el mundo de los más chicos, abrieron paso a un mensaje distinto, convirtiendo a los niños en los protagonistas de la voz del presente y el futuro de la cultura.

En reconocimiento a su trabajo, Dardo del Valle Gómez (h), aportó su visión sobre el alcance de este proyecto educativo. “Belén logró el puntapié inicial de la copla a nivel educativo, y quiere decir mucho porque aquellas luchas solitarias que desde lo cultural trataron de imponer nuestros mayores, hoy pueda visualizarse en la faz educativa y proyectar el pensamiento de la copla como una identidad regional”, resaltó.

De esa forma, recordó la obra de agenda cultural abierta que encaró su padre, acercando libros de coplas a las escuelas del monte santiagueño, y que dejó una impronta viva de la tradición coplera que hoy da pequeñas muestras de proyección.

Luna entendió que la copla no es un simple género de transmisión oral, rural o periférico, sino que es en sí misma, un valioso elemento de transmisión cultural, porque la copla tiene la energía, la fuerza de nuestros ancestros y forma parte de nuestra identidad.

Patrimonio e identidad
Con esta mención especial, la Nación “hace pensar a los niños y siembra coplas para una verdadera inclusión educativa que no se logró en años anteriores”, resaltó María Belén Luna, quien no descarta que el próximo gran desafío sea replicar el trabajo en el resto de las provincias.

A través de la experiencia de Belén, la obra del coplero santiagueño nacido en Silípica nos interpela a trabajar ante esta asignatura pendiente en el actual espectro literario, para lograr la inserción de la copla en los espacios centrales.

Frente a este escenario, de increíble paradoja, la cultura de la urbanidad, no permite la posibilidad de difundir masivamente una rica expresión patrimonial que va más allá de los montes, valles y montañas de nuestra República Argentina.

Teniendo en cuenta la riqueza de la copla, la docente santiagueña se mostró convencida que dicho trabajo “permitirá contribuir a desplegar el potencial lingüístico y por otro lado, propiciar un ambiente estimulante, con el objetivo de detectar dificultades y progresos en la lengua y de esa forma, evaluar y realizar los ajustes convenientes”.

Fundamentó que “experimentar con el lenguaje a través del juego sonoro, que no solo los divierte, ayuda a expresarse a los niños, a enriquecer el vocabulario y los anima a crear”. Así, en el sur del país, la docente santiagueña logró que los alumnos interactúen a través de la copla, estableciendo mejores relaciones con sus compañeros y generando una interacción con el pensamiento colectivo que trasciende a través de las letras de las coplas.

“Este trabajo surgió como una forma de darle voz y presencia a nuestros pueblos originarios, que durante siglos estuvieron opacados y silenciados, por eso debemos sembrar con convicción el latido de las coplas, que hacen de nuestras coplas una expresión de canto e identidad”, concluyó.

ACCESO AL TRABAJO

Lo cultural y educativo, visto en su amplitud, permite que el trabajo “Prestemos atención, la copla va en peligro de extinción”, pueda llegar a otras instituciones educativas para sostener la obra de don Dardo del Valle Gómez y de tantos otros autores.
El proyecto elaborado por María Belén Luna está a disposición para aquellos docentes interesados en replicar el trabajo en sus respectivas instituciones. Por informes, las inquietudes se pueden acercar al correo electrónico: mbzzbm21@gmail.com.

Compartir esta noticia
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Publicar un Comentario

Tu email nunca se publicará ni se compartirá. Los campos obligatorios están marcados con un *

*
*

*

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>